Épica remontada, va el Real Madrid a la final de la Champions

152

Un doblete de Joselu, en los minutos 88 y 90, remontó el partido frente al Bayern de Múnich (2-1), que se adelantó en el 68 con un tanto de Alphonso Davies, y metió al Real Madrid en la final de la Champions League, que disputará ante el Borussia Dortmund en Londres el próximo 1 de junio.

Recurriendo a la épica en el Santiago Bernabéu, como en el camino a la consecución de la decimocuarta ‘Champions’ en 2022, el conjunto blanco logró la clasificación para la final.

Los infinitos remates de los dos brasileños del Real Madrid, Vinícius y Rodrygo, no sirvieron para nada. Tampoco el apagado fútbol de Bellingham, que no marcó la diferencia. Ni ningún otro nombre de los más suntuosos que tiene la plantilla blanca fue capaz de superar al Bayern Múnich. Sólo uno, tal vez el más inesperado, Joselu, se erigió como el gran protagonista de una nueva remontada épica con la marca del Real Madrid más heroico de la última década.

Su doblete, en apenas dos minutos, obró un milagro en el que todos creían dentro de un estadio que incluso se frota las manos cuando su equipo pierde. En la casa del Real Madrid gusta la épica. Ganar sin sobresaltos no está de moda en el Bernabéu. Y si encima el héroe es alguien a quien no se le espera, la leyenda crece. Y, Joselu, sin duda, fue ese nombre al que su afición encumbró de forma inesperada.

Fue el tanto de Alphonso Davies en el minuto 68 el que despertó al Real Madrid. Primero, a Carlo Ancelotti, que enseguida introdujo en el terreno de juego a Luka Modric y a Joselu. Se fueron Kroos y Tchouameni.

Su decisión fue determinante. El Madrid no atinaba. Vinicius y Rodrygo no dieron en la diana en varias ocasiones. Se encontraron con los palos y con Neuer. Y el 0-1 del Bayern, parecía haber derrotado al siempre superviviente conjunto blanco.

Y cuando a Bellingham, de flojo partido, se le estaba poniendo cara de Mbappé, muy criticado en el PSG después de caer eliminado 24 horas antes frente al Dortmund, apareció Joselu, el hombre inesperado, invisible en el banquillo hasta el minuto 70, cuando entró al campo para firmar un doblete que ya es historia.

Y cuando a Bellingham, de flojo partido, se le estaba poniendo cara de Mbappé apareció Joselu, el hombre inesperado, invisible en el banquillo hasta el minuto 70, cuando entró al campo para firmar un doblete que ya es historia.

TUDN