Secundarias de Managua suspenden clases por protestas

662

Managua. El Ministerio de Educación de Nicaragua suspendió hoy las clases en todos los colegios de secundaria de Managua, la capital, luego de que estudiantes de diferentes centros públicos y privados se sumaran a las protestas antigubernamentales, se informó oficialmente.

En una escueta nota publicada en su sitio web, la entidad anunció la suspensión de las clases, “para garantizar la seguridad de los estudiantes (…) y la tranquilidad de las familias de Managua.

Desde que iniciaron las protestas, hace casi un mes, también permanecen suspendidas las clases en todas las universidades públicas y privadas de la capital y de otras ciudades del país.

El anuncio se realizó luego de que alumnos del colegio secundario “Maestro Gabriel” salieran a manifestarse de forma pacífica, acción a la que luego se sumaron estudiantes de otros importantes colegios públicos y privados de la capital.

La interrupción de clases no impidió que otros estudiantes se reunieran hoy en las afueras de sus centros escolares para protestar.

Vistiendo sus uniformes azul y blanco y portando banderas de Nicaragua, alumnos de los colegios públicos Experimental México y Benjamín Zeledón exigieron en las calles “el cese de la represión”.

Jóvenes de los centros públicos Rigoberto López Pérez, Miguel de Cervantes, Ramírez Goyena, Manuel Olivares y de centros educativos privados como el Colegio Latinoamericano Hugo Chávez, ligado al Ejército de Nicaragua, también se manifestaron pacíficamente.

Días atrás habían hecho lo propio estudiantes del Colegio Alemán Nicaragüense (privado) donde estudian varios nietos del presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

La crisis en Nicaragua comenzó el 17 de abril con una protesta estudiantil contra una reforma del Seguro Social, que aumentaba los aportes de trabajadores y empresas. Pese a su posterior derogación, la situación derivó en grandes manifestaciones debido a la acción violenta de la Policía y de grupos paramilitares.

La Iglesia católica de Nicaragua ha instado a detener la crisis que sacude al país y ha llamado a un diálogo nacional condicionado en parte a que el Gobierno permita la entrada de una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, para esclarecer los hechos de violencia. El diálogo está previsto que inicie mañana miércoles.

El Gobierno de Daniel Ortega cursó ayer una invitación oficial a la CIDH para que “en el menor tiempo posible la Comisión realice dicha visita de trabajo, con el objetivo de observar ‘in loco’ la situación de los derechos humanos en Nicaragua”. La CIDH anunció que prepara su viaje a Managua.

El Gobierno ha confirmado solo 13 muertes a causa de las protestas.

Fuente: La Jornada