Llegan procedentes de Israel los primeros mexicanos, entre ellos equipo de gimnasia

303

Se terminó el mal rato. La selección mexicana de gimnasia rítmica regresó a México, la noche de este miércoles, luego de haber pasado una semana de campamento en Israel, donde fueron sorprendidas por el conflicto bélico que desató el ataque de Hamás a diversos puntos israelíes.

El representativo nacional, que comanda la entrenadora Blajaith Aguilar, formó parte de un grupo de 143 mexicanos que aterrizó esta noche, poco después de las 19:00 horas, en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) a bordo del avión 3528 de la Fuerza Aérea Mexicana.

“Son momentos difíciles en Israel, les agradecemos su apoyo. Por fin estamos en casa y estamos felices, seguiremos trabajando para representar dignamente a nuestro país en los Juegos Panamericanos (Santiago 2023)”, aseguró Aguilar frente a las decenas de medios de comunicación que se dieron cita en el AIFA.

“Teníamos todas las medidas de seguridad necesarias, salimos en un momento clave, el Gobierno actuó en un momento clave”, refirió la entrenadora.

Antes de llegar a territorio nacional, el trayecto tuvo escalas en Turquía, Irlanda, Canadá y Estados Unidos -Carolina del Norte- y fue de una duración aproximada de 30 horas.

Las gimnastas tricolores se encontraban concentradas en Medio Oriente y trabajaron en conjunto con su similar de aquel país.

“Hay que valorar la vida, en un momento te puede cambiar y todos tenemos que tomarlo en cuenta, amar lo que hacemos en todo momento. Las chicas son muy resilientes, ellas lo han sorteado muy bien, es cuestión de reajustar el plan de entrenamiento”, resaltó la entrenadora nacional.

“Las mamás preocupadas, como cualquier mamá; son chicas maduras, saben manejar la presión, por eso son seleccionadas nacionales”.

Blajaith Aguilar, quien apuntó que el equipo viaja a Chile el 27 de octubre para disputar los Panamericanos Santiago 2023, enfatizó que autoridades deportivas de Conade, COM y CNAR, además de algunos gobiernos estatales, como el de Jalisco y Yucatán, siempre estuvieron al pendiente de su integridad física.

El Financiero