Atentado en sala de conciertos de Moscú, causa al menos 40 muertos y un centenar de heridos

294

Un ataque en la sala de conciertos Crocus City Hall, situado al noroeste de Moscú, ha causado este viernes decenas de víctimas. Los datos preliminares del Servicio Federal de Seguridad (FSB), indican que hay más de 40 muertos y un centenar de heridos, según la agencia Tass.

Hasta el momento no hay confirmación oficial de los autores de este acto terrorista, como lo han calificado la Fiscalía y el Ministerio de Exteriores de Rusia, aunque a última hora, el Estado Islámico ha asumido la autoría en su canal de Telegram, según Reuters.

Tanto el Gobierno ucranio como el Cuerpo de Voluntarios Rusos, unidad que combate junto con Kiev, el Kremlin en la invasión de Ucrania, habían negado previamente haber participado en la matanza.

Los atacantes han provocado además un incendio en el centro de ocio que alberga la sala de conciertos. En otra sala próxima a la del concierto se estaban celebrando una serie de concursos infantiles con niños procedentes de la región de Vólogda, situada a medio millar de kilómetros al norte de Moscú.

Estados Unidos y el Reino Unido publicaron hace dos semanas una alerta de posibles ataques terroristas en Rusia, poco después de que el FSB anunciara que había frustrado un ataque del Estado Islámico en una sinagoga de la capital rusa.

Washington incidió en su aviso en el riesgo de que fueran atacados “eventos con mucha gente, como conciertos”. El presidente Vladímir Putin minimizó la amenaza y aseguró que “todo esto se parece a un chantaje absoluto con la intención de intimidar y desestabilizar a nuestra sociedad”.

Washington ha manifestado este viernes que no hay indicios de que Ucrania esté detrás de este ataque terrorista. Tras desdeñar sus advertencias de la pasada semana sobre un posible acto “extremista”, el Kremlin ha pedido información a la Casa Blanca que pueda aclarar la autoría del ataque.

Antes de que se conociera la reivindicación del Estado Islámico, Kiev había negado estar detrás de la masacre. Mijaílo Podoliak, asesor del presidente ucranio, Volodímir Zelenski, rechazó categóricamente cualquier relación con el ataque a la sala de conciertos.

“Ucrania no tiene absoluta y definitivamente nada que ver con el suceso. Tenemos una intensa y enorme guerra a gran escala con el ejército ruso y con la Federación Rusa. Y a pesar de todo, todo se decidirá precisamente en el campo de batalla de Ucrania”, subrayó Podoliak, quien agregó que las autoridades ucranias no utilizan métodos terroristas.

La Fiscalía rusa ha iniciado una investigación sobre la tragedia. Además del conflicto con Ucrania, Rusia se ha enfrentado en las últimas décadas a los atentados del extremismo islámico y algunas regiones separatistas.

El País