“Todo lo magnifican”, dice AMLO y minimiza agresiones contra choferes en Acapulco

395

EFE.- Luego de que ayer fueran difundidos videos en los que choferes y un checador del transporte público en Acapulco son golpeados por integrantes de una banda para que reporten sus movimientos, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que su gobierno enfrenta el problema de la extorsión, sin embargo, consideró que “todo ahora lo magnifican”.

“Sí, estamos enfrentando en el problema de extorsión y problemas de inseguridad, lo que pasa es que todo ahora lo magnifican, lo hacen muy grande. Cuando había un narcoestado manejado por Calderón, por García Luna, silencio, no se sabía nada (…) es que así son los conservadores, muy hipócritas”, señaló en su conferencia matutina, aunque dijo que el tema no se trató en la reunión de seguridad.

Los golpean a palos y les exigen que sean informantes, ¿les garantizan protección a los transportistas?, fue cuestionado por medios.

“Está muy mal. Hemos estado constantemente hablando con los transportistas, y lo mismo existe el problema de la extorsión, ahora una de las iniciativas de reforma es convertir la extorsión en delito grave y vamos a seguir en eso”, respondió el mandatario federal.

Sin embargo, López Obrador reconoció que su gobierno no ha logrado bajar la extorsión, aunque dijo que se está dedicando, y mencionó reducciones en otros delitos como homicidios y secuestros.

Previamente, el titular del Ejecutivo criticó a la Iglesia católica por “crear un ambiente que no existe” en su “Compromiso nacional por la paz” en el que denuncia la violencia en el país y que propuso firmar a los candidatos presidenciales.

“No estoy de acuerdo con eso. Respeto mucho a las iglesias, soy muy respetuoso de todas las creencias, pero políticamente no estoy de acuerdo en que se quiera crear un ambiente que no existe. Traigo otros datos, les doy el dato de ayer de homicidios, ayer es de los más bajos, estoy contento por eso, sin embargo, si leen los periódicos puro amarillismo”, afirmó.

El mandatario se refirió al documento impulsado por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) rumbo a las elecciones del 2 de junio con siete acciones entre las que pide la “retirada paulatina de los militares“, la atención a la “crisis de derechos humanos”, y denunciar la violencia.