Detienen a activistas que protestaban por tiradero de basura en Jalisco

351

Celina Trinidad y Félix Espíritu Parra salieron la mañana de este lunes junto a una veintena de pobladores de Atacco, delegación del municipio de Tapalpa, para ir a cerrar el paso a los camiones recolectores de basura que ingresan al vertedero ubicado muy cerca de sus casas, vecindad que por años ha causado estragos ambientales y en la salud humana. Por la tarde ambas lideresas estaban detenidas por la Fiscalía de Jalisco.

Amparadas por convenios ante notario y acuerdos con instancias medioambientales del gobierno estatal y con el secretario general de Gobierno de Jalisco, Roberto López Lara, ambas mujeres como las otras que en mayoría acudieron al plantón, se sentían seguras de la legalidad y lo justo de sus reclamos.

Para pesar de las manifestantes, la policía municipal no lo consideró así y trató de impedir el bloqueo y entre jaloneos y empujones detuvo a Celina y a Félix, a quienes primero llevaron a palacio municipal de Tapalpa y de ahí, al parecer para fincarles algún cargo, al ministerio público en Ciudad Guzmán.

Se buscó conocer en la Fiscalía el motivo de la detención, pero la solicitud informativa no fue atendida hasta el cierre de edición.

“Es probable que quieran fincarles una responsabilidad, lo cual no pueden pues luchan para que se cumpla un convenio que se firmó ante notario y con testigos del gobierno estatal, luego hubo otras reuniones que incluyeron al (secretario de Gobierno, Roberto) López Lara.

“La gente está desesperada porque no saben cómo solucionar el problema, no hay quien haga cumplir la ley y por eso decidieron hacer el plantón hoy, pero no están cometiendo ningún delito”, dijo Guadalupe Espinoza Sauceda, del Colectivo de Abogados que colabora en la parte legal con los pobladores de Atacco.

Vía telefónica, el Consejo Ciudadano de Atacco interpuso una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, organismo que el pasado 12 de enero emitió medidas cautelares al ayuntamiento de Tapalpa, a la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente y a la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial del Estado de Jalisco “para que se atiendan los problemas del vertedero y se continúe con la construcción y habilitación de la planta de transferencia en La Frontera”.

Los habitantes de la comunidad se quejan por la contaminación que genera el basurero y en 2016 lograron que se firmara un convenio con el ayuntamiento para cerrar el lugar, pese a lo cual meses más tarde la planta de transferencia detuvo su construcción y las cosas continúan sin cambio.

Hace un mes los pobladores de Atacco advirtieron a las autoridades estatales en reuniones de trabajo realizadas en la capital estatal, que estaban dispuestos a llegar a medidas más radicales como el cierre del vertedero si no se daba solución a sus demandas.

El ayuntamiento, pese a las demandas de pobladores, medidas cautelares, oficios para aplicar medidas urgentes de mitigación de la Proepa y hasta una multa por 981 mil 445 pesos por el mal manejo del relleno sanitario, hasta ahora sigue sin acatar ninguna de dichas disposiciones.

Fuente: La Jornada