CDHDF abre investigación de bebé robado en Hospital de Ticomán

360

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal abrió una investigación por el robo de un recién nacido en el Hospital Ticomán; y llamó a trabajar en la prevención del delito para evitar la incorporación de niños y adolescentes a las filas del crimen organizado.

Luego de la presentación del libro: “Violencia en Universidades. Sociedad, Educación, Familia y Estado”, su presidenta Nashieli Ramírez informó que se entregó un oficio a la Secretaría de Salud para que les allegue información del caso.

Dicha dependencia cuenta con cinco días hábiles para hacerlo, a fin de conocer qué sucedió el pasado 4 de junio, cuando una mujer ingresó con un diagnóstico de parto gemelar y tras intervenirla, únicamente se le entregó uno de los bebés.

“Estamos empezando a hacer la investigación por parte de la ausencia, tras la averiguación abierta en la Procuraduría capitalina, con quien se trabajará de manera conjunta para saber qué está pasando y aclarar los hechos”, argumentó.

La procuraduría solicitó al director del hospital el expediente clínico de la madre, videos de seguridad del quirófano, un informe detallado de los participantes del parto y copia del certificado de los análisis clínicos y estudios.

Además determinó que la Fiscalía Para la Investigación de Delitos cometidos por Servidores Públicos retomará el caso, tras levantarse una carpeta de investigación por el delito de denuncia de hechos, en agravio de María Guadalupe “N”.

La presidenta de la CDHDF llamó a las autoridades capitalinas a trabajar en la prevención del delito, ante la detención de un niño de 13 años, quien intercambió a un menor de 5 a sus familiares, quien fue secuestrado la semana pasada, a cambio de dinero.

Los niños no están exentos de ver y vivir “la violencia encarnizada por la lucha por el territorio de algunas bandas de narcomenudeo, el cual se ha convertido en una forma de trabajo, y que no puede resolverse desde la lógica de la mano dura”, señaló.

Consideró que, “hay que trabajar sobre la seguridad en esa lógica, pero sobre todo en prevención y sacar de raíz la violencia. De no hacerlo así, nos estamos equivocando y provocando la incorporación a menor edad de niños y adolescentes en manos del crimen organizado”.

Fuente: La Jornada